top of page

A ti, 10 años después

Attack on Titan ha dejado una huella imborrable en la cultura pop durante casi una década, demostrando su estatus icónico con un final grandioso e intrincado.

Lo que comenzó como un simple anime de acción shonen con emocionantes secuencias de acción se convirtió en una narrativa compleja y rica a medida que la historia se desarrollaba.


La trama se inicia en la isla amurallada de Paradis, un lugar aislado y aterrado por titanes devoradores de humanos. Después de un evento traumático, Eren Yeager, Mikasa y Armin se unen al Cuerpo de Exploración con el objetivo de liberar a la humanidad de esta amenaza, teniendo como primer objetivo el desvelar los secretos que resguarda el misterioso sótano del padre de Eren.



Sin embargo, la tercera temporada cambia el rumbo de la historia al revelar que los titanes son en realidad descendientes humanos, marginados en la sociedad de Marley. Este giro lleva a Eren a planear un ataque devastador utilizando el Poder del Titán Fundador, lo que divide al Cuerpo de Exploración en su apoyo a Eren o la humanidad.


La serie se caracteriza por su profundidad filosófica, explorando temas políticos y éticos a medida que se desarrolla la trama. La cuarta temporada se adentra aún más en intrigas políticas y dilemas morales, añadiendo capas de complejidad a la historia. Los personajes secundarios también tienen la oportunidad de brillar, con personajes como Connie y Jean evolucionando y contribuyendo al desarrollo de la trama.



Eren Yeager se convierte en un antihéroe cuyos motivos son cuestionados, pero que sigue siendo intrigante y comprensible debido a su pasado traumático y su lucha por proteger a sus seres queridos. La serie se atreve a explorar los matices morales en su desarrollo de personajes, lo que añade profundidad y realismo a la historia.


A pesar de una “temporada final” que se extendió durante tres años y se dividió en múltiples partes, los fanáticos de la serie nos vimos recompensados con una animación impresionante y secuencias de lucha excepcionales. Los momentos de acción cobraron vida de una manera que honraba el manga original y deleitaba a la audiencia.



El final de la serie, aunque agridulce, se siente coherente con el viaje de los personajes a lo largo de la historia. Cada cabo suelto se ata de manera ordenada, y la ejecución de su autor, Hajime Isayama, se respeta fielmente. Aunque puede generar divisiones en los espectadores, el final se siente auténtico y en sintonía con la narrativa que se ha construido durante años.


Shingeki no Kyojin ha entregado un final espectacular que nos deja a los espectadores con una profunda sensación de satisfacción. Esta serie ha marcado una década en la historia de la animación y se convierte en un referente de cómo una historia puede evolucionar y madurar, manteniendo a sus seguidores encantados.


El gran final está disponible a través de Crunchyroll.

Commenti


bottom of page