top of page

¿Cómo olemos? II

Pese a lo que muchos piensen, nuestro sudor no huele mal; más bien, son las bacterias naturales de nuestra piel las que se alimentan de nuestro sudor y liberan el olor que llamamos olor corporal.


Ciertos alimentos, como el curry, el ajo o las especias, el alcohol, el tabaco y algunos tipos de medicamentos también pueden hacer que nuestro olor corporal tenga un olor desagradable, o peor aún, nuestro aliento.



Para tener un aliento fresco, visite a su dentista frecuentemente, y haga de su limpieza oral una prioridad. Una dieta balanceada que incluya frutas y yogur natural puede ayudar a mantener las buenas bacterias en la boca.


Los olores corporales son un distintivo muy importante y un olor agradable es un gran atractivo. Sin embargo, no todos podemos invertir en perfumes costosos compuestos de altos porcentajes de aceites, pero sí podemos invertir en mantener una rutina de limpieza diaria que nos haga siempre oler agradablemente.


Si suda mucho, es posible que el olor corporal se convierta en un problema. Haga de la ducha y el desodorante parte de su rutina diaria. Use ropa y calzados limpios siempre.


El sudor puede quedar atrapado fácilmente en las axilas, los pies, los dedos de los pies y la zona genital, lo que puede provocar manchas de sudor. Por lo tanto, es importante lavar estas partes del cuerpo con un jabón o gel de ducha adecuado y secar muy bien. Use las fragancias de su preferencia en capas; el gel de baño puede tener la misma fragancia que el desodorante, loción corporal y perfume o colonia, lo que hará que el olor sea más duradero y sutil.


Como el cabello permite que el sudor quede atrapado y provoque mal olor corporal, afeitarse las axilas puede ser muy útil. También en su cabello puede quedar atrapado el olor a comida y tabaco, entre otros. Seleccione un champú que, además de cuidar su cabello, le dé un olor limpio, agradable y que armonice con sus demás fragancias.


Si el mal olor de los pies es un problema, asegúrese de usar calcetines hechos de telas naturales y cámbielos a diario.


Evite usar zapatos hechos de materiales sintéticos, no utilice el mismo calzado todos los días y deje que sus pies respiren. Si sigue estos consejos, le aseguro que le recordarán por la estela de fragancias agradables que deje al pasar.



20 views

Comments


bottom of page