top of page

In Memoriam – Akira Toriyama

Me remontaré al año 2001, cuando con apenas 6 años vi por primera vez la majestuosa transformación de Goku en Super Saiyajin; el recuerdo aún me da escalofríos.



Las emociones que las obras de Akira Toriyama causaron en múltiples generaciones latinas no pueden describirse con palabras; ya sea que disfrutaras de la comedia de Dr. Slump o de la épica de su obra más conocida, Dragon Ball, este mangaka, como la humedad, se coló en nuestras vidas y nunca lo dejamos ir.


Su trabajo no solo ha trascendido fronteras y generaciones, sino que también ha sido la inspiración para nuevas generaciones de grandes mangakas, como es el caso de Eiichiro Oda con su One Piece, Masashi Kishimoto, autor de Naruto, y Tite Kubo, padre de Bleach, entre muchos otros a los que su dedicación en personajes únicos y universos fascinantes les comunicó el camino a seguir.



Nacido un 5 de abril de 1955 en Kiyosu, Aichi, Japón, Toriyama despertó su interés por el arte al ver en 1961 la cinta animada de 101 Dálmatas. Pero fue la obra de Osamu Tezuka, Astro Boy, la que lo inspiró a crear sus primeras obras.


El camino del héroe que plasmó en Dragon Ball y sus demás iteraciones vive en los corazones de aquellos niños que, así como yo, no podían esperar la hora en la cual el siguiente episodio se emitiera (aun cuando en mi país nos repetían la saga de Majin Boo sin cesar); sin importar las circunstancias, el pensar que alguien tan poderoso como Goku o Arale decidieron caminar por el sendero de la justicia, siempre en defensa de los débiles, cultivó en mí la fe en la humanidad.


Akira Toriyama falleció el pasado 1 de marzo de 2024; su legado será eterno.


댓글


bottom of page