top of page

La Dualidad de la Identidad: Entre la Raíz y la Asimilación

Una parte inalienable del ser humano es la búsqueda constante de mejorar.


En lo físico, económico y social. Para mejorar, tomamos lo que compone nuestro entorno para crear mejores oportunidades de crecimiento. Lamentablemente, hay situaciones en las que este entorno está limitado y llegamos al límite de nuestro crecimiento, por más que trabajemos en ello. Eso es lo que enfrentan millones de latinos y caribeños que deciden migrar a los Estados Unidos para encontrar mejores oportunidades.


Lo material se queda en tu país, pero dentro de cada migrante vive lo que significa ser latino, las conexiones que te motivan a migrar para ser mejor, los miedos que te desplazan de tu patria y la impotencia de no contar con más opciones en tu país y que por eso lo tienes que dejar. Al llegar al país de nuestra elección, nos encontramos con un choque cultural impresionante.



Los valores y costumbres que conocemos, aquí no son la norma; la vida es muy distinta. Pero aquí o te adaptas o te mueres. Las circunstancias nos obligan a asimilar esta nueva realidad geográfica y social de estar en otro país. Desde la lengua hasta la dieta, tratamos de adaptarnos y encajar en este país con tal de cumplir nuestro objetivo.



Pero aún en la urgencia del cambio, somos el resultado de nuestras historias individuales y nuestras culturas colectivas. Son esas costumbres las que inciden en nuestra identidad, en cómo vemos el mundo y en cómo interactuamos con él. Por eso, es vital recordar de dónde venimos, qué nos trajo aquí; y generación tras generación tener presente que nuestra herencia cultural es lo que ha hecho grande a este país.


Comments


bottom of page