top of page

Nacionalismo: Arma de doble filo


Septiembre guarda la celebración de independencia de 7 países latinoamericanos; México, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Chile y Honduras buscaron bajo la bandera del nacionalismo, su soberanía e identidad.

Por este motivo veo interesante hacer una breve reflexión de ese nacionalismo que nos dio patria.






El nacionalismo, un concepto que ha marcado la historia de naciones y pueblos a lo largo del tiempo, es una ideología que exalta la identidad y los valores de una nación.


Aunque puede tener efectos positivos al fomentar el orgullo cívico y la cohesión social, también puede convertirse en una espada de doble filo.Este puede fortalecer la solidaridad y la unidad entre los ciudadanos. Al enfatizar las tradiciones culturales, la lengua y la historia compartida puede crear un sentido de pertenencia y compromiso hacia el país. Esto puede ser un poderoso motor para el progreso y la estabilidad.



El exceso de nacionalismo puede llevar a la intolerancia y la xenofobia. Cuando se exalta la identidad nacional a expensas de otras culturas y naciones, puede surgir el chovinismo y el aislacionismo. Esto puede socavar la cooperación internacional y generar conflictos innecesarios, por ejemplo, la falta de empatía para con los migrantes.


El nacionalismo también ha sido instrumentalizado por líderes políticos para promover agendas autoritarias y divisivas. La historia nos muestra ejemplos de regímenes nacionalistas que han llevado a la opresión y la violencia.



A la postre, es una fuerza poderosa que puede dar forma a las sociedades de formas diversas. Su impacto depende de cómo se maneje y se equilibre. En un mundo globalizado, es crucial encontrar un equilibrio entre la preservación de la identidad nacional y la cooperación global, para que el nacionalismo no se convierta en un arma que hiera en lugar de proteger.


Comments


bottom of page